MENÚ

Entrelíneas

Hermosa mujer desnuda acostada sobre un libro, las letras se reflejan sobre ella.


Ven y abraza mis letras,
Eres añoranza, tu piel es mi muestra.

Ven, no sueñes despierta,
Que mi delirio tantea  tu silueta.

Levanta, no sigas durmiente,
Así tu destino transmuta en presente.

Te abres a mí cual libro secreto,
Tus páginas gimen al son de mi aliento

Agita cimbreante la runa desnuda,
Que las grafías aclaren la duda.

Que la pasión desboque su tinta,
Atando mi alma con purpúrea  cinta

Mirada de fuego que inundas mis ojos,
Tu pecho exquisito se alza en dos tomos.

Obra carmesí, que leo y releo,
Tu cita calada despierta el deseo.

Figura de Diosa en pincel de alborada,
Hermosa visión de ti enamorada.

Toma mis palabras, inquiéreles sentido,
Deja que mis versos vuelen a tu nido.

En sábanas blancas mi alma se agita,
Tu rima jadeante, sacude y palpita.


***

Para mi te has transformado
En lección muy deliciosa
Estoy adicto a tu bocado
De arrebato, verso y prosa.

Tanteo despacio tu cubierta
Son tus páginas mi idilio
Y tu texto en virtud envuelta
Ya no es tuyo, ¡ahora es mío!

Tus líneas mis ojos besan
Tomando ávido tu trama
Los suspiros que te indexan
Jugarán bajo tu cama.

Y aunque el tiempo abrace todo
Y los libros versen vida
Tú serás mi mayor logro
Mi lectura preferida.